NYFW is here

This is just a taste of the beginning of NYFW SS18.

The closing designer of the first day is none other than Tom Ford.

This man is talented beyond words. His eponymous label has always been trendsetter and wonderful, but this collection has a different sense to it.

You’ll see what I’m saying after you see Gigi Hadid in a draped Barbie-like gorgeous pink-lilac body hugging dress, with the metallic sleeves.

So feminine, so elegant, so chic.

Be ready to love it

Marie Antoinette of today

Rihanna made her second Paris runway with Fenty x Puma yesterday.

Contrary to what has happened over and over, and over again with Kanye, Rihanna has convinced the Puma execs, the critics, and the people that not only she has impecable style and can pull anything off, but that she can convey this fashion-savy feeling to a collection.

The inspiration of SS2017 was Marie Antoinette and her gym wear, had she ever been exposed to those places. And I’m not going to lie, it’s weird, and it points out that there’s very little room for fashion insecurity. If you don’t have what it takes, you will never wear any of Rihanna’s creations.
It has some very nice clothes and undoubtedly, there’s talent there. The outwear lingerie, the high heels with the sneaker shoe laces, the fancy pant suits and the silky palazzos.
Rihanna followed the steps in the NYFW with the pastel palette, with a stronger delivery.
And she also reminded us that she was not a 90’s child, because she keeps on betting on all those horrible 90’s trends, like the huge platform sneakers,  the chokers and the extreme hair.

Having said this, I do believe that, unless she’s going for the Couturier status and most surely athleisure won’t her that appointment, she could aim for something a little more street wearable.

Be sure that you will be seeing a lot of Fenty x Puma in the next Rihanna sightings.

Athleisure at its best

Alexander Wang has been considered the prince of NY fashion.

With his eponymous label and with collaborations, the man leaves a indelible trademark on everything he touches.
Adidas, considering the fact that for the last years athletic gear mixed with casual everyday wear has been on the rise, snatched him for a new capsule, with a twist.

Yesteday, Madonna and her family were wearing the clothes created by Wang at his show in NYFW, and there even was a way to get yours, around New York City. Obviously, it was meant to be seen by all, accesible to a very few, since the caravan would be constantly moving and people had to catch up with it.
The trick that has everyone talking: The threefold and the stripes are upside down.
Adidas has twisted its worldly known logo for Alexander Wang.
And there’s a weird, abstract video that shows pieces of confidentiality documents, and email prints, to tease the launch of the campaign which is far from a surprise since he got the Ciccones to wear it.

Watch it here: Alexander Wang by Adidas

Grammy’s Fashion

Fashion at the Grammys usually goes a little crazy, ‘cause it’s all about the music and it can get alternative and different to the rest of the Award Ceremonies.

That means that a lot of what you see is plain horrible. And the rest gets it right.

Taylor Swift in Atelier Versace, getting it right, baring abs and getting bright color blocking just right, with the new bob.

Taylor Swift Atelier Versace.png

Selena Gomez in a Calvin Klein bright blue gown, with cut outs. This girl still has a lot to learn about not looking like her mother and trying something that’s really for her, but this dress was  good choice.

Selena Gomez Calvin Klein.png

Adele went for a black Givenchy and I believe it was a right choice. Maybe not really daring, but good.

Adele Givenchy.png

Florence Welch wearing Gucci. And as I saw her, I definitely understood Alessandro Michele’s target. People like Florence. I wouldn’t wear that boho chic dress, with the flounces and the shiny stars and ribbons, but it is totally Florence, and now I get it.

Captura de pantalla 2016-02-15 a la(s) 8.11.45 p.m..png

And Kacey Musgrave, wearing Armani Privé in such a wonderful way. This is just a perfect red carpet gown.

Kacey Musgrave.png

Colorful 2016

If the runways have said something so far, is that we’ll have a very colorful spring and summer to come. There will be a lot less flowers (fortunately), and a ton of soft, flowy fabrics which happen to be the best for raising temperatures.

Just watch this Emporio Armani, and tell me what you think.

  

Milan Fashion Week

Tendrán que disculparme, esta entrada será larga y llena de imágenes. La semana de la moda en Milán ha terminado y hasta ahora, pude ver los desfiles faltantes. Tengo que hacerlo así, pues ya iniciaron en París, y tampoco nos podemos perder un sólo momento de esa. So, here it is.

Cuando vi el horroroso traje con el que Gwyneth Paltrow decidió arruinar la presentación de Pucci, pensé que sería una colección para el almanaque del HORROR. Es que se le veía fatal y al parecer, muy pocos lo notaban. Le quedaba excesivamente ajustado y en la parte que mostraba el abdomen se le hacían lonjitas y bultos, por no decir que la parte superior tampoco la beneficiaba. En realidad, el vestido es muy bonito. El encaje negro sobre la tela sheer, es de una hechura magnífica. En la imagen podremos ver la prueba de cómo debía haberse visto ese vestido, y es que las colecciones de Emilio Pucci tienen su toque de locura, pero también unas piezas que hacen que todo valga la pena. En esta ocasión, Peter Dundas se decantó por una influencia claramente gitana, de faldas hasta los pies, con estampados florales y étnicos, en sedas y gasas muy suaves y transparentes. Los top generalmente estan rematados con grandes chunks de encaje negro, color que se combina bien con lo brillantes rojos, amarillos y verde oliva. Con la aparición de los minidresses, llegó el dorado y las lentejuelas que formaban calaveras sobre el pecho. Aquí está la parte de la locura, ¿por qué habría de haber una calavera tipo maya sobre el pecho de un vetsido corto dorado? Beats me, pero así son los diseñadores. Hay piezas muy rescatables y que lucirán muy bonitas al traducirlas para el uso cotidiano, pero me mantendría alejada de las combinaciones falda-top que se mantienen unidas y muestran una parte del abdomen, ya sabemos cuál puede ser el resultado.

Hay algo siempre maravilloso en las colecciones de Armani. El hombre sabe que puede experimentar, pero no le gusta exagerar, pues conoce muy bien a su público. En esta ocasión, para Emporio Armani, el modisto presentó una visión futurística tipo Solaris meets Odisea 2001 al espacio, donde las líneas son muy sencillas y los cortes muy limpios. Hay claros elementos tomados del antiguo trabajo de Pierre Cardin, con blusas rematadas en grandes círculos, como anillos alrededor de planetas. Con una combinación blanco y negro que fue el hilo conductor de la colección, se creaban líneas fomando figuras geométricas sobre la misma tela o en los extremos de las prendas, patricularmente sacos y faldas. Armani utilizó también un ligero estampado tipo humo, sobre los vestidos de cóctel, sobre tonalidades pálidas, como verde y azul. Sin alejarse de su propuesta también agregó chaquetas con lentejuelas y un poco de estampado floral.

Massimiliano Giornetti tiene la tarea de continuar con la marca de Salvatore Ferragamo. No es una tarea fácil, pero lo está logrando. Para la primevera, el modito propone una combinación floral tropical, llena de colores muy brillantes. Jumpsuits y maxidresses halter que parecen recortados de una jungla psicodélica, que se combinan a la vez, con leopard print. A esto se opone el color block, en sólidos pero brillantes naranjas, rojos, rosas y hasta turquesa. Para los trajes más formales apostó por grupos de líneas diagonales que forman rombos, así como elegantes vestidos de lamé dorado, con cortes al bies que les dan mejor caida y mayor movimiento. Yo padsaría totalmente de los trajes con tela plastificada, en ese azul marino, porque me parece terrible, pero eso de acompañar los vestidos con blazers, es una gran idea para vetsimentas casuales.

Donatella Versace y Christopher Kane llevaron la moda a las canchas del basket. Y no de forma figurada, la pasarela de Versus se llevó a cabo sobre una duela señalizada en tonos pastel, iguales a los tonos de las prendas que mostraron. La colección se formó de jugadores de basketball y porristas. En pálidos lilas, azules, verdes y amarillos se descubrió un fuerte dejo de ropa deportiva, dirigida a j´pvenes, con vestidos muy cortos, pero no tan ajustados, y chaquetas con el corte asimétrico y elzipper en un extremo. Por el lado de las porristas, la sensualidad no fue pasada por alto, al combinar esos colores con telas sheer, que no dejaban mucho a la imaginación. En muchas de las prendas, Donatella optó por líneas verticales difuminadas (digamos, con distorsión) que favorecen más. Pero esta es una colección es claramente para un target mucho más joven que gusta de prendas más cómodas, sin sacrificar el coqueteo.

Estampado de leopardo, brocados extravagantes y casi churriguerescos, e intenso uso del dorado… No puede ser otro que el mismísimo Cavalli. Roberto está celebrando 40 años como modisto y no quiso dejarlo pasar. La colección de su primera línea es tan extravagante como cada una de las anteriores, pero con un trabajo y una dedicación particulares. El brocado sobre vestidos cortos, chaquetas y faldas, ya sea en dorado o negro es de llamar la atención, así como el uso de escotes, con líneas cruzadas sobre el pecho, combinando un tipo halter, con cuellos redondos, y hombreras tipo militar. No falló a sus elementos naturales, como el estampado de leopardo, pero con mucho menos protagonismo,  lo que permitió que le encaje y otros detalles relucieran. Cavalli está utilizando las líneas verticales en piel o plastificadas, sobre telas sheer, para las faldas, combinando colores brillantes,c omo verde, azul, morado, rosa y amarillo y hasta estampado de piel de víbora en un muy ajustado pantalón. De faldas muy muy cortas, saltó a las que rozan el suelo, muy transparentes, pero con un plisado fantástico, al igual que los estampados. También ha optado por el uso de pantalones tipo tuxedo, con franjas laterales que corren a lo largo del pantalón. Finalizó con algunos vetsidos en columna, acompañados por sacos o chalecos muy largos que no le agregaban nada al vestido y si obstruían los detalles. Los brocados en encaje negro y dorado, sobre tela sheer todavía dejan un poco que desear.

Rosella Jardini está dispuesta a trabajar, mientras se divierta. No creo que lo haya dicho, pero por sus colecciones, ese seguro es su motto. Para Moschino Cheap & Chic, utilizó la inspiración más obvia de la primavera, jardín, frutas, sol y todo lo ambientó en un mercado. es decir, pasarela con huacales llenos de frutas. El vestido inical era una fresa, con puntitos negros y todo. El resto eran un poco menos in-your-face: las manzanas, las uvas, pequeñas fresas sobre un vetsido de olas en capas, se combinaban con el uso de encaje, peuqeños olanes en los remates de las faldas, knitted patchwork, un minivestido con franjas de colores simulando un arcoiris y otros dos, con brochazos que parecían emular el mar o el cielo y un girasol. Creo que, al igual que Versus, esta es una marca dirigida a jóvenes, aunque el vestido largo blanco, con pequeñas flores doradas bordadas en el torso, puede ser una visión de alfombra roja.

O ya no estoy entendiendo a lo Missoni, o ya están empezando a aburrir. Entiendo que el estampado lineal y el geométrico es el músculo de su marca, pero colocar capas y capas de eso, combinándolo con tela semitransparente, entre olanes, flecos, y lo que parece ser medio tapete, ya me parece una exageración. Las faldas largas, tipo flamenco, con olanes en los bordes, no deberían ir JAMÁS acompañadas por pantalones. Ese combo tela pesada+telasemitransparente, me parece terrible, carece de sentido absolutamente. Hay lagunos vestidos rescatables, que son divertdos y frescos, al igualq ue los maravillosos trajes de baño retro que tienen en esta colección, pero el estampado de cebra, aderezado con colores como rosa, verde, naranja y amarillo, además de los olanes en un tono oscuro, como azul marino o café, es exageradísimo y se ve espantoso. Creí que ya todos estábamos de acuerdo con olvidar para siempre el uso de vestidos y faldas con pantalones abajo o, con otra falda abajo… Ah, claaroo, y no olvidemos el pantalón y blusa, acompañado por un extra tocuh de camuflaje militar…

La segunda línea de Roberto Cavalli es mucho más juvenil, basta ver el acento amerindio o del viejo oeste que agregó  a esta última colección. Nuevamente, in dejar de lado su clásico estampado de leopardo, especialemnte bien logrado en un maravilloso maxidress, de falda amplia por la parte de atrás, dejando descubiertas las piernas la frente. En su mayoría, la colección Just cavalli etsuvo conformada por suaves blusas de chiffon, adornadas con algunos estampados y ajustadísimos pantalones tipo capri, así como la introducción de faux piel de serpiente que llegó hasta los vestidos largos. Cavalli utilizó también las chaquetas cortas tipo boleto con lentejuela y aplicaciones brillantes en color turquesa. Hubo un par de mini vestidos con estampado floral, así como el uso de short shorts, con la smismas blusas de chiffon, para darle un toque de sofisticación. El toque diferente fue un minivestido de gamuza, rematado con plumas en el cuello y en el extremo final, del corte triangular del mismo.

Armani es el maestro para dar vida a conceptos completamente abstractos, como el brillo de la madre perla en prenda. Por lo visto, eso se traduce en el uso de satén, gasa  de seda y chiffon. Y aunque no lo crean, si da esa sensación de liquidez, de movimiento, y de mucha luz, sólo basta ver una de las faldas lápiz, con corte al bies, o los vestidos strapless con escote de media luna.
Es también evidente que el modisto continua utilizando su inspiración asiática, pues sigue utilizando los cinturones tipo kimono, las siluetas estilizadas, pero siempre limpias, así como el pequeño corte en los pantalones a la altura de la pantorrilla. Otros detalles como los broches de los abrigos y gabardinas son también el dejo de esta influencia. Los colores son muy neutros, azul cobalto, negro, blanco, crema, con toques de verde, rosa pálido y plata, acompañados, en contadas ocasiones por pequeños detalles con olanes y plisados. Digamos que retoma un poco de los elementos de su colección de alta costura inspirada en la luna. Lo que si tengo que reclamar es que Armani también esté entrando en el horrible pasaje de pantalones bajo el vestido. Hay que dejar esa tendencia para siempre en el pasado, es triste y fea.

Debo admitir que no estoy muy versada en caunto Gianfranco Ferré respecta. Se que la marca quedó bajo la batuta de 2 diseñadores jóvenes que no pudieron adaptar bien lo esencial de la marca con su sello personal, po lo que recientemente fueron sustituidos por Stefano Citron y Federico Piaggi. Y lo que vi, no me pareció malo, pero tampoco sorprendente. Estos diseñadores etsán apostando fuertemente por líneas muy rectangulares, y la asimetría. Vestidos y trajes con sólo una manga. Cortes y aberturas en sitios estratégicos, utilizando como base el blanco y destellos de color como beige, morado y hot pink. En más de una de las piezas utilizan como ese “extra de tela” para cubrir parte del frente o para utilizarlo como mascada, o capa. Lo único inamobible fue el cinturón con nudo, que permitía que parte de éste, colgara.
Al final, también optaron por la “sorpresa”, con tres vetsidos, dos cortos, formados por plumas. Nunca les vino a la cabeza pensar que no tenína NADA q ver con lo anterior, así que pretty much, pointless.

Ahora, Domenico Dolce y Stefano Gabbana realmente se lucieron. Probablemente tiene que ver con el cierre de su segunda línea, o sólo porque les gusta hacer muchos trajes para la pasarela, pero en esta ocasión vimos de todo. Especialemnte, muchos elementos italianos de la costa. Lo prinicpal fueorn los vetsidos cortos llenos de estampados, que iban desde las flores normales a las verduras, y cuando digo verduras, lo digo literalmente. Una profusión de pomodori, cipolle, melanzane e un po’ di peperoncini. Todos en sus colores originales, adornaban con sus figuras lindos lienzos blancos, con estilo retro, muy primaveral. Estos fueron acompañados de los trajes de baño igualmente retro. Paso seguido, llego el encaje, lleno de flores bordadas, incluso hasta una gabardina de plástico transparente contaba con el delicado encaje beige.como un pequeño break, pudimos ver un par de prendas con aplicaciones de bisutería brillante, para finalizar ocn una serie de vestidos y trajes con culotte, negros, con diversas texturas, mucho encaje y aplicaciones de lentejuela.

Milan Fashion Week

A lot of stuff going on in Milan. It’s really amazing how different all the fashion shows are, I mean they share some trends, but they’re just telling their own story. Just cool.

Let us begin with Prada. Miuccia Prada is a very weird designer. I’ve never really liked a lot her work, but this time, is a lot of fun. It has everything, very strong coloured-filled patterns, with the shape of a sun or a very rounded flower. In a variety of colors, this pattern was used in everything, from long oversized coats, to skirts, blouses, and even bathing suits. Those big coats, combined with little red or black tops and knee long pleated  green, white or red skirts, with very bare midriffs showing, mixed with sheer fabrics and lace and leather. Funky kinda-50’s skirts with very strange images such as a fish or a car or flames at the end of the skirt. This was just Miuccia having a lot of creative freedom and fun, it was just obvious that her inspiration had come from a fun playful place.

Here’s the last D&G collection. Domnico Dolce and Stefano Gabbana have decided to fold their second line into their main one. So pretty much was D&G saying goodbye in a very loud way. Made only with silk scarfs and foulards, the italian couple created a magnificent colourful and youthful collection, mixing gipsy-like maxidresses, with tiny tight little ones  with those eye-catching medallion patterns. Of course, as everything that has todo with Dolce & Gabbana can’t be sutil, these ones were mixed with those 50’s red, blue and white polka dots silky scarfs. It was loud and a little strange when those two came together. The rest of the time, it was just a great last D&G collection in bright purple, yellow, golden and blue.

OMG, I constantly suprise myself loving the work of Donatella Versace. I’m sorry to say this, but I never really liked the original Versace creations. Way too over the top, too loud to the point where they seemed a little tacky. I know a lot of people loved it the way it was and I totally repect that. But the last Donatella’s collections have been a total delight. They are like in-your-face sensual, with those really tight short and long dresses and skirts, but they have a better treatment. We all saw that wonderful black dress with a dash or purple or yellow, worn by Lady Gaga or Kelly Rowland, with the matching toeless botties. Sick, just wonderfully sick. Well, see now the new collection which could only be inspired by a long beach vacation or so I believe. The basic colour was white, mixed with gold studs. These ones gave away the motif with the shape of two seahorses all over the blouse. Then the starfish and the seashells came, over delicate silk made skirts and jackets. There was a touch of bright yellow, mint green, baby blue, and last but never least, black especially black leather with an extra flowy gauze. At the very end came the fantastic gowns; most of them with a thigh high slit, and the sea elements. Do. not. miss. it.

Ok, Moschino is always fun. The clothes can be Horrific, but they are fun to watch. These ones were not horrible, yet the concept was a little Seville/Toledo/bullfighting meets the wild wild west with a touch of american natives. God knows what was Rosella Jardini thinking. The collection opened with a bullfighting-like suit, with its short shorts and skirts derivations never loosing the very heavy embroidered quality. Then there came the dresses that looked just like those worn by spanish women for flamenco. Also, the Toledo craft was also an influence, what with the golden thread over black in a very cute little dress.
The black, white and golden combination was broken with a touch of yellow, or the use of fringes. And behind the torero hats, came the western ones, with pants with fringes on the sides of the legs, and that Pocahontas look, with a layered long suede dress, with fringes on every end. I don’t really believe those are two concepts that go very well together.

Blumarine went all the way to the very, very flowery Hawaii. And Anna Molinari went out of her way to show us this was going to be a spring-y, sport-y kind of collection.
It was all about the flowers. The very first dresses, were black with a very intense splash of yellow, green, blue, orange and pink, with those big A line skirts, and were just beautiful. And right after that came the hawaiian look. lilac frocks with flower patterns and rings of tiny fringes all over the A line skirts. Later on, the black and white flowers in a very figure hugging little dress. So far so relatively good. Right there, the crazy struck. Sequinned dresses to give the flowers and extra 3D look, and also to give the some texture. Flowers coming out of the clothes, flowers on the sandals, and as accesories and on the head and the bags and all over.
I think Molinari thought the actual problem was that it was too clourful, so at the very end the flowers were just in white, and later on, black. WTF?! You better like to be a sportsy flower, or you are just missing Blumarine’s point.

¡¡Gucci!!

Me permitiré hacer un post sólo de la colección de Gucci, no sólo porque fue buena, sino porque la casa de moda italiana se prepara para celebrar su 90 aniversario de lujosa existencia. Deben saber que Florencia, la ciudad del arte por excelencia, albergará Gucci Museo, donde se exhibirá todo lo referente a la icónica marca italiana.

Bueno, vayamos con la colección. Frida Giannini, directora creativa de la marca, asegura que se inspiró en la arquitectura neoyorkina. Pero siento también que tenía en la mente influencias de la década de los 20 que, a la hora de mezclarse con lo primero, dieron un resultado muy extraño.
Primero están todos esos trajes fabulosos de pantalones a la cintura, con chaquetas y sacos cortos, por debajo del cinturón, con aplicaciones tipo náutico, acentuados por la combinación de blanco, negro y dorado. Además está el elemento fantástico de los botones en la parte inferior de las piernas, que dejan ver los tobillos. Ah claro, y las franjas, a los lados, tipo smokin.
También deben apreciarse las faldas con tela sobrante a los lados, que tienen mucho movimiento, pues también son de una tela ligera, digamos un spring-summer de luxe. La seda plisada de vestidos y faldas es increíble, así como el uso de líneas para crear el efecto de formas geométricas. Los toques de verde esmeralda y ocre se aprecian mucho en una paleta tan limitada.
Donde la situación se aloca es en los vestidos con silueta de los años 20, flecos, lentejuelas y líneas, hasta con sheer intercalado. Y unos pantalones harem que considero, estaban completamente demás y se los pudo haber ahorrado porque, seamos honestos, son feos.

No eran feos vetsidos ni mucho menos, pero no tenían mucho sentido con lo anterior, salvo por la sensación de lujo y sofisticación. Creo que también va mucho con la idea de los 90 años de la marca, con todo y los dejos de YSL y Tom Ford que tiene, se encuentran los elementos que han hecho de esta marca lo que es.
No se pierdan el detalle, el dorado va hasta en los tacones de los zapatos y en las sandalias al ras de suelo tipo gladiador que propone Giannini.

The last from London

Zac Posen debuted his collectin in New York, but worked his second line in London. It’s clear it wasn’t a fashion show, there were just some pictures, but its soo nice.
You can’t miss it. It’s really girlie and flrty, it has very flowy, flower-y dresses, in delicate and soft fabrics, and at the same time it has a very sophisticated executive woman feel to it, with some black dresses and pant suits. Posen deciden to give Zspoke some fun accesories such as ruffles and tiny polka dots. The collection has some interesnting elements such as big fluffy sleeves, very bright colors like yellow, tangerine, fucsia and green, mixed with black and creme. It also has some shirtdress examples, one with ruffles on the side. I’m still not convinced about the shirt dress, but then again those things come and go. It has a very nice LBD, don’t miss it, it has day/night quality.

Oh, and just so you know, Milan Fashion Week has already started with a great slightly weird Gucci collection. It has golden, black and white all over. It’s all about glamour and luxury and 60’s and 20’s silhouettes. Nautical and military add-ons, and buttons at the bottom seem of pants. I can’t give you the whole review, because I don’t have any images yet, but as soon as those come out, you’ll undertsand what I’m talking about.

Lo último NYFW y LFW

Empecemos por decir que Tom Ford, nuevamente, negó el acceso a los medios a su desfile. Anne Wintour, Corinne Roitfeld y algunas otras mentes fashionistas recibieron invitación y pudieron ver la colección. Como recordarán, el año paado sucedió lo mismo, sólo que las invitadas eran las mismas que vestían las prendas nuevas, y fue una situación sin precedente, donde todos se mataban por una imagen mal tomada de éstas.
Ahora hay un poco menos de locura, pero las imágenes se mostrarán hasta que el modisto así lo decida. Así que esperen muchas de esas visiones borrosas de una manga, o una media falda antes de enterárse de qué va.

Volvamos con lo que nos ocupa, pues hubo dias festivos, por lo que no pude terminar de reseñar la semana de la moda en Nueva York. Hoy termina la de Londres y mañana empieza mi personal favorita: Milán. Así que me tengo que apurar, porque de ahí quiero ver casi todo!!

Calvin Klein no es mi favorito. LLevan años diseñando lo mismo; ropitas sin chiste, casi siempre de los mismos colores. Para mi gusto, siento que ya se les pasó un poco la mano con lo “minimalista”. No me dejarán mentir, todos han visto los anuncios esos, donde los vestidos parecen sábanas. En esta ocasión, Francisco Costa, director creativo de la marca, optó por algo un poco menos simplista y si más femenino. Casi toda la colección son vestidos muy livianos y frescos, muy coquetos, muy girlie. Mucha gasa, mucha seda, faldas cortadas al bies para mayor movimiento y mejor caída. Los escotes son profundos en V, sin mostrar más de lo debido y con spaguetti straps por tirantes. Los colores básicos fueron nude, negro, algo de crema y mucho pale pink. Casi todas las prendas hacían mucho énfasis en el corte justo a la cintura, para mostrar la silueta de una forma sutil.

Isaac Mizrahi optó por trabajar pocos diseños en una especie de muestra de Alta Costura. Tan sólo mostró 18, una mezcla de vestidos largos de noche y versiones del mismo de cóctel. La muestra se realizó delante de un fondo floral, que fue replicado con las primeras dos piezas, por lo que el vestido se perdía con el fondo. Mizrahi también apuesta fuertemente por la textura en los vestidos, así como animal print, un peplum asimétrico y moños gigantes sobre los vestidos, cosa que no me parece tan buena idea. En los últimos dos, la base fue el strapless negro, aocmpañado de una cola de sirena de tul con polka dots de colores. Creo que es una colección divertida, pero que tiene poco espectro de uso, Supongo que el modisto está consciente de esto.

Son tanto slos rumores que se corren por ahí sobre la contratación de Marc Jacobs para Dior, que su colección homónima debía ser imapctante para no verse superada por éstos. Creo que el diseñador lo logró muy bien. Todas las piezas están conformadas por telas y/o aplicaciones brillantes,c omo lentejuelas u organzas sheer en diferentes tonos. Es claro que también sintió la necesidad de exaerar, al utilizar telas plastificadas, al grado de la transparente como falda, acompañando una camisa azul.
Toda la colección tiene una clara influencia de los años 60, con muchos flecos cortos añadidos y mientras que el vestido o la blusa y la falda son brillantes, drapeados o muy ligeros, se acompañan de sacos o toreras cortas de algodón en tonos sólidos que dan crean esa sensación de balance. También utilizó chalecos o sweateres, mientras que mezclaba tonos grises, blancos y negros, con amarillo limón, verde menta y botella, y un brillante amarillo.

El maestro de la moda americana vuelve a sus raíces al retomar la influencia de los años 20, y la remembranza cuando creo el vestuario parael filme original de The Great Gatsby. Ahora que Baz Luhrman la está retomando con DiCaprio como protagonista, es un buen momento para recordar.
No puedo dejar de lado los típicos sombreritos de la década de los 20, pero hay que mencionar que hay una mezcla entre las prendas puramente femeninas, como los vestidos ligeros de gasa y seda y estampados florales, o los vestidos de noche tipo columna en telas satinadas, contra los trajes con un fuerte dejo masculino, incluso con las suaves lineas grises en fondo blanco y dos botones. Los accesorios favoritos de esta colección serán los collares o estolas de plumas, así como los bolsos llenos de largos flecos, tipo chal. Ralph Lauren se alejó de sus tonos blanco roto, crema o beige, para dirigirse a los pasteles: verde, azul y rosa.

La línea de ropa de Burberry Prorsum es un tanto predecible. La gabardina y abrido con el corte tradicional, son la líneaen la que se basa Christopher Bailey, para realizar las colecciones. No fue la excepción esta primavera verano, pues eutiliza muchos algodones, tejidos y lana, para la temporada de sol y climas templados. Incluso los colores son muy opacos. Inició con un morado , que se fue degradando a berenjena; verde olivo e intenso amarillo mostaza. En contadas piezas utiliza toques de amarillo brillante o coral, azí como algunas prendas en azul cielo y cobalto. La sorpresa fueron los cinturones anchos y las faldas de cintura hasta media pantorrila en diversos colores, así como el patchwork acompañado, la mayoría de las veces, por un complemente sólido. Esa es la mejor forma de combinarlo para evitar el exceso.
Hay un par de piezas que exaltan el patchwork con capas o plisado.
Bailey también utiliza estampado geométrico, que más que estampadas, las figuras parecen estar meramente pegadas sobre el fondo; o utilizar una parte knitted sobre algodón normal. También utilizó líneas horizontales en faldas y blusas, así como rompevientos con capucha, que también me parecieron extraños. Quien sabe dónde planea pasar este hombre su verano.

 

 

Anteriores Entradas antiguas

En el pasado…

What’s all about